Cada familia es un mundo y cada empresa también….Gesta PyME y Empresas Familiares te acerca esta nota para ayudar a tu empresa!

Empresas Familiares

Problemas de continuidad de las Empresas Familiares….

Diversos estudios indican que el 60% de éstas empresas no sobrevive a la primera generación, y menos del 20% llega a la tercera….El principal error es la falta de institucionalización y procesos acordados por los familiares.

Prolongar la supervivencia de la empresa es un objetivo primordial de todos sus miembros, y consideramos que conocer los principales errores que se pueden cometer puede ayudar a lograr ese objetivo.

Preferencia

Problema: favoritismo

Solución: contratación o formar profesionales capacitados

Las empresas son, en esencia, las personas que trabajan en ella. Bajo esta premisa es preciso contar con personas valiosas, esto es, sólo a los que son capaces de agregar valor a la organización.

Una firma con favoritismo es aquella que incluye parientes ineficaces, generalmente con la idea de dar trabajo a miembros de la familia, sin tomar en consideración que su bajo desempeño afecta negativamente a la empresa. Como en cualquier otro caso, deben valorarse las capacidades, las actitudes y los valores de los miembros de la familia quienes aspiran a ocupar un cargo dentro de la empresa y, de esta forma, estimar las aportaciones que pudieran hacer.

Es preciso contratar a profesionales calificados, si existen dentro de la familia, habrá que valorar su incorporación. Si no se debe pensar en formar los o  en último caso habrá que buscar fuera de la compañía.

Equivocación

Problema: confusión entre empresa y familia

Solución: una sana separación

Es esencial tratar a la empresa como empresa y a la familia como familia. De esta manera se asignarán posiciones con base en capacidades, más que en función del papel que se juega en la familia; salarios que respondan a la lógica empresarial, más que la posibilidad de mantener un cierto nivel; se exigirá a un profesional resultados, más que tolerar las insuficientes aportaciones de un miembro de la familia.

Por otro lado, cuando se esté reunido en familia, se evitará el trabajo y comentarios sobre cuestiones empresariales.

Rivalidad

Problema: exceso de familiares en la empresa

Solución: contratación de los más valiosos

La familia crece más rápido que la empresa. Esta aseveración suele ser cierta en la gran mayoría de los casos y, si se ignora, puede ser la causa de graves enfrentamientos entre familiares.

¿Cuántos miembros de la familia caben aquí?, es una pregunta muy pertinente. En ocasiones existen varios familiares que podrían realizar aportaciones significativas a una organización, por lo que en principio sería atractiva la idea de incluirlos en la empresa, sin embargo, tal vez la empresa no dé lo suficiente para cada uno de ellos y se propicie la lucha por los recursos y el control.

Esto no es una cosa menor. Si bien en fases tempranas estos problemas no son evidentes, al correr el tiempo, las demandas de cada uno de los miembros crece y las diferencias podrían incrementarse. Es preciso adelantarse a estas situaciones, con valentía y sensibilidad; plantearse diversos escenarios de desarrollo para cada uno de los miembros de la familia y elegir los que más convengan a los individuos y a la organización.

Resentimiento

Problema: conflictos emocionales

Solución: canalización adecuada de emociones y diálogo

En el caso de las empresas familiares, la influencia de la familia sobre la empresa es enorme y por ello se reconoce que son organizaciones emocionales. Esta naturaleza afectiva proviene de la dimensión familiar y debe ser canalizada adecuadamente. Se dice que la familia es emocional, mientras que la empresa es racional.

Frecuentemente los conflictos que se viven en estas organizaciones son producto de situaciones de familia del pasado, que no han sido correctamente resueltas. Estos sentimientos pueden paralizar literalmente a una empresa y enfrentar a sus miembros, que pueden ser accionistas, directivos y familiares en general.

Si ellos logran identificar el origen de su inconformidad y darle un buen tratamiento a la situación, será más sencillo alcanzar un mejor futuro para ellos. Muchas de estas situaciones requieren de diálogo, incluso a veces de terapias familiares, para llegar a la solución del conflicto.

Condena

Problema: generación de prisioneros

Solución: desarrollo de planes de vida y carrera

A veces, los miembros de las empresas familiares están en una especie de cárcel. Son prisioneros de la comodidad, de la falta de capacidad y de arrojo. Son prisioneros en un nido que les impide desarrollarse según su potencial.

El desarrollo de planes de vida y carrera pueden facilitar la toma de decisiones profesionales y aclara el rumbo que debe seguirse. La recomendación para quienes desean incorporarse a las organizaciones de sus antecesores es que lo hagan después de un cuidadoso análisis de opciones profesionales. Deben asegurarse de que si desean participar en la empresa no lo hagan en calidad de prisioneros.

Falta de competencia

Problema: organización poco profesional

Solución: profesionalización

La profesionalización es un camino ineludible hacia la permanencia de las organizaciones. Las empresas familiares que no estén dispuestas a llevar a cabo los cambios que les exige su entorno, cada vez más complicado y competitivo, reducen sus posibilidades de supervivencia.

La profesionalización, parte con la creación de un Consejo de administración, que sesione con regularidad, el diseño de una estructura organizacional profesional, que incluya la descripción de puestos y funciones que respondan al  interés organizacional. La familia se beneficiará por añadidura, al lograr el éxito del negocio y no al exprimirlo como lamentablemente sucede en una gran cantidad de casos.

 

En síntesis, es sumamente importante conocer que en éste tipo de organizaciones existen virtudes que se deben aprovechar, tales como la lealtad, el compromiso y la permanencia, pero de la misma manera también es imprescindible conocer los posibles  problemas que  suelen aparecer para anticiparse y disminuir o eliminar sus efectos con el fin de lograr el equilibrio necesario, que se reflejará en el bienestar emocional, laboral y financiero de todo el negocio.