En tu empresa, ¿hay algún equipo que funcione con alto desempeño?. Gesta Recursos Humanos, te trae esta nota para que lo averigues….

“Equipo de Alto Rendimiento” es aquel que ha alcanzado los objetivos propuestos de una manera excelente en términos de eficacia y de eficiencia.

Para lograr que equipo se convierta en un High Preformance Team tenemos diseñar un programa de mejora continua que incluya los siguientes elementos:

–  Identificar la etapa en la que se encuentra nuestro equipo; desarrollo, evaluación…

– Determinar lo objetivos comunes a prever, programar y planificar como asì también las actividades que se van a abordar.

– Asignar de manera consensuada y con claridad de tareas, proyectos y responsabilidades: objetivos individuales.

– Definir el aporte de cada persona al equipo y del equipo a la organización.

– Identificar la  actuación del equipo acorde con la cultura de la organización.

– Realizar el seguimiento de los objetivos conseguidos por el equipo.

-Identificar las variables y criterios utilizados para recompensar la eficiencia de los resultados de un equipo experimentado:

– Sinergia grupal: los valores del equipo y su forma de interactuar.

– El rol del líder en un equipo maduro y en la gestión de crisis.

– Cómo conseguir un equipo capaz de autodirigirse.

– Cómo dotar al equipo de la necesaria flexibilidad ante cambios y la gestión conflictos.

Para convertir al equipo en un Equipo de Alto Rendimiento lo primero que se necesita saber es:

1. Saber qué motiva al Equipo de Alto Rendimiento, a través de elementos que nos permitan identificar:

 

– Cuáles son los identificar las motivaciones de cada miembro del equipo para adecuar el trabajo a sus características y perfiles.

– Cómo compensar y equilibrar las fortalezas y débiles de cada miembro del equipo.

– Qué riesgos ponene en peligro la cohesión de un equipo ya maduro y cómo superarlos.

– Cómo influye la cohesión del equipo en la ejecución de las tareas.

– Qué técnicas y habilidades son necesarias para  recuperar la ilusión inicial del equipo.

– Qué tipo de herramientas facilitan la automotivación de los miembros del equipo.

– Cómo generar un clima de motivación y cooperación para obtener el máximo rendimiento del equipo.

– Cuáles son las claves para sostener el “espíritu del equipo” a lo largo del tiempo a pesar de las dificultades y conflictos.

2. Las habilidades que nos permiten una mejora permanente en la comunicación en los Equipos de Trabajo de Alto Rendimiento son:

– El favorecimiento de la iniciativa y la creatividad de los colaboradores a través de una política de comunicación más abierta.

-La creación de un ambiente de confianza y fluidez en la comunicación a través del  feedback.

– Un nivel de comunicación en la productividad, rentabilidad y rendimiento del equipo de trabajo.

– La comunicación de forma convincente en función de los distintos roles y personalidades que integran el equipo.

– La credibilidad y seguridad ante una decisión difícil e inesperada a los miembros del equipo.

-La identificación de los obstáculos y barreras más frecuentes en los canales de comunicación en un equipo ya experimentado y cómo solucionarlos.

3.Coaching: cómo conseguir un equipo de Alto Rendimiento a través del consejo y asesoramiento de arriba hacia abajo y viceversa.

– Qué tipo de habilidades necesita el líder de un equipo para desarrollar profesional y personal de sus colaboradores.

– De qué forma se puede fomentar el coaching de los colaboradores para mejorar los resultados del equipo.

4.Situaciones de conflicto: Qué situaciones de conflicto se crean en un equipo de Alto Rendimiento y cómo manejarlas de forma positiva (gestión del conflicto), considerando:

– Las razones profundas en la generación de conflictos en función de las distintas reacciones de los miembros del equipo.

– El uso que de las diferencias existentes se dé a la hora de crecer y mejorar.

– La aceptación de los conflictos con acuerdos y el abandono de posturas extremas.

– El re-enfoque de situaciones difíciles para la facilitación de soluciones creativas.

– La interpretación de actitudes ante una situación de conflicto y el descubrimiento de los “intereses ocultos”.